Archive for the ‘Trabajo’ Category

El pequeño altar

Thursday, December 17th, 2009 |

El Pequeño altar

Todos los dí­as los acabo -como buen planesiano que soy- en mi pequeño altar, adorando a mi dios, tan querido y tan odiado a la vez. Muchos dí­as recuerdo aquella poesí­a de Catulo, que cuando era estudiante, en Tabarka me aprendí­ de memoria.

Odi et amo. Quare id faciam fortasse requiris. Nescio, sed fieri sentio et excrucior.

Yo tampoco puedo evitar odiar y amar a mi dios de todos los dí­as. Él es quien te da de comer y te pone en contacto con tus amigos. Te aconseja sobre lo que dudas. Te enseña sobre las cosas que no sabes. Él forma parte de tu vida, desde luego.

Rezas porque tu dios no se enfade, porque nadie pise un cable en algún lugar del mundo y se vaya todo al pedo. Rezas porque no se queme la subestación eléctrica que sirve a tu isla y te encuentres ante el altar, rezando a tu dios sin que él esté ahí­ para escucharte porque haya salido a dar una vuelta por el parque.

Odias y amas a tu dios, como en el poema de Catulo, pero ahí estás, todos los días delante de él. Tiene su gracia que hasta hoy no me haya dado cuenta de que esto es un altar, y que todos los días le voy dejando ofrendas.

Le dejo café, eso siempre. Un libro que me recomendó un amigo. Unas gafas nuevas de pasta que ahora me pongo un día sí y otro no. El colirio con antibiótico que utilizo para los días que uso lentillas y se me ponen los ojos como dos rosquillas. Paquetes de tabaco, vacíos y sin estrenar. La película de Babel en edición especial de 2 DVD. Una vela con forma de corazón que me trae buenos recuerdos. Un perro hucha en el que confío mi futuro. Una receta del médico con antihistamínicos. Varios DVDs con fotos y películas. Las llaves…

Todas estas cosas se van quedando ahí delante del altar. Creo que si lo metiésemos todo en una picadora, y lo picásemos todo muy bien picadito, como para puré, seguro que salía un Pietro por algún lado. Desde luego se parecería a mí en lo puré que estoy hecho después de este mes en el que he trabajado como un perro y me ha pasado de todo.

Al menos piensas que el dí­a ha salido bien y las últimas batallas indican que la guerra va bien. Has apagado los fuegos que casi prenden en las torres de tu fortaleza. Has mandado a tus mejores soldados a preparar un texto tan bueno que, tras leerlo a las tropas enemigas haga que una tras otra sus fortalezas se rindan sin lucha ni asedio. Porque dice Sun Tzu que un verdadero maestro de las artes marciales vence a otras fuerzas sin batalla, y tu te lo crees porque te apetece.

Porque hay dí­as que, sentado frente a tu altar y las ofrendas, oyendo en bucle las canciones más tranquilas de los Smashing Pumkings, la música de la melancolía y la infinita tristeza te invade y te sientes realmente… bien.

…and the world is etched upon your heart
and the world so hard to understand
is the world your can’t live without
and i knew the silence of the world

Me voy a la cama. Por fin estoy de vacaciones. Ya era hora.

Hace ya cinco (no, 7) años

Monday, January 12th, 2009 |

Hace más de cinco siete años que dos torres caían en Isla Manipulada, y con ellas acababa el boom de internet.

Fue un once de septiembre. Hace ya más de cinco siete años.

En el momento justo que la segunda torre se derrumbaba, llevándose en su interior la burbuja de las .com y los .net y similares (que es lo que hizo Pop ! al llegar al suelo), en ese preciso momento yo estaba firmando mi primer contrato en una empresa de comercio electrónico e internet, para gestionar afiliados.

Desde luego… nunca fui oportuno

Esta era la mesa en mi primer trabajo

Tu Tienda de sexo

El ordenador estaba abierto, porque un día se quemó el disipador, y tuve que estar con un ventilador encendido en los pies (incluso en invierno), durante 7 meses.

Esta, la del segundo trabajo que tuve en internet

El estudio del diseño de la red

Lo mejor es que se podía fumar, aunque el ordenador era de broma. Si creéis que la impresora era buena, no os engañéis, porque era mía y la traje yo de casa. Murió una semana antes de cambiar a mi tercer trabajo. Debía ser una premonición.

Y esta, mi mesa en el anterior trabajo a ahora…

Tercera

Al menos cuando me tenso, aprieto el pollo por el cuello, se le encienden las mejillas y patalea… eso relaja.

En todos los trabajos dejé buenos amigos, gente con la que compartí risas, malos ratos, tiempos ridículos de entregas al cliente, cursos, caminos hasta casa, alegrías, copas, servidores, dominios, realísticos y bolas chinas. Bueno, esto último lo compartieron ellos con otros y los vendimos a puñaos.

Gente como Jorge, Tino, Cristina, David, Fernando, Kike, Jose Luis, Gonzalo, Emilio, Dani, David el sueco… me dejo muchos.

Muchos.

Gente a la que les podías contar cosas como lo del cliente al que por teléfono configuré su cuenta de correo electrónico:

Periko: – Qué contraseña me has dicho que le pongamos? Rocco? Con dos cés?

– Cliente: Rocco no… Roco, con una sola. Rocco es el actor porno. Roco es mi perro.

Amigo, amigo, amigo, como decía Fernando. Ha merecido la pena.

Nota: Es la enésima vez que rescato este post del olvido, del cual más que el contenido me gusta el comentario de Fernando. Prometo que será la última. Por cierto, hoy hace un año que decidí dejar de despiojar ñús y empezar a despiojar bueyes de kobe. Los piojos son parecidos, todo sea dicho.

Qué me está contando usted

Sunday, November 9th, 2008 |

El viernes pasado, fui a ver al otorrino. La gente me pedía por favor que fuera porque decían que estoy sordo. Me decían: vete al otorrino, Pietro. Y yo les decía: ¿que?

Así que el viernes pasado, aproximadamente a las 8,46 de la mañana (porque ya se sabe que las horas de consulta son aproximadas, no exactas), me hicieron una audiometría. Es decir, exactamente a las 11.17 de la mañana me metieron en una cabina aislada, con unos auriculares en las orejas, mientras una asistente del médico apretaba botones y yo oía ruiditos en los oidos.

En mi mano tenía un botón en forma de pera, como los de lámpara antígua, o como los de los bombarderos japoneses de la segunda guerra mundial que yo debía pulsar cada vez que comenzase a oir tal pitidito.

Recopilando: las 12 y 30 pasadas de la mañana y yo en la cabina de bombardero dispuesto a disparar mi ametralladora cada vez que oyese un motor de cualquier avión enemigo.

Comenzamos muy bien, aunque a eso de la mitad la asistente del médico me dijo:
Oyes el martilleo de las obras que hay al lado?”
Perfectamente“, dije yo, pensando que era parte de la prueba, y aterrado por la idea de que si no las oía tuviese que usar un audífono de esos que oyes hasta los alfileres cayendo en el cenicero. Las oigo perfectamente“- le dije mientras apretaba una y otra vez el botón de disparo. Si hubiese sido Pearl Harbour, no se salvaba ni uno.

Siguió la prueba, pasando del oido derecho al oído izquierdo. Cuando faltaban unos cuantos pitidos para el final, la asistente volvió a interrumpir la prueba para tomar una papelera metálica y golpear a su vez la pared por el lado del hospital. Por cada golpe de la obra, uno de papelera metálica y un click en el botón de disparo




Tras el fin de la prueba, fuimos asistente y yo al despacho del médico. Ambos se sentaron juntos delante de mi. Al instante se levantaron y se fueron a tomar algo, que ya eran las dos y media de la tarde.

Regresaron a eso de las cuatro y media, oliendo claramente a vino. Especialmente la ayudante del médico, que cada cierto rato hipaba. Yo por mi parte echaba en falta el botón de disparo de la cabina de audiometría, así que con cada ruido de la ayudante le metía en el dedo en el ojo al otorrino que no se quejaba para nada de aquello.

Tiene usted una pérdida del 10% de audición
Qué?”
Que tiene usted una pérdida del 10% de audición

Vaya, pensé… eso significa que el 10% de todas las conversaciones me las pierdo. Al menos oiré un 10% inferior de gilipolleces en mi vida. Pero claro, no sabré identificar qué son gilipolleces y qué no… y me repetirán dos veces la misma gilipollez o el mismo chiste malo… ¿Y si lo que dejo de oir es el 10% de las cosas que realmente merecen la pena? Y si resulta que el 10% de las palabras es lo que no oigo?

¿Pietro?” dijo el médico
¿Qué?
Primero: aterrice. Segundo: no es grave un 10% de pérdida. Simplemente es que usted no presta atención a lo que le dicen
Entienda, Sr. Otorrino, que oigo muchas paridas a lo largo de mi jornada laboral

¿A qué se dedica usted?

Les expliqué a qué me dedicaba, y ambos, doctor y asistente asintieron comprendiendo la gravedad del caso.

Incluso un obrero que había conseguido taladrar la pared de la consulta y estaba allí parado viendo el reality show mientras se tomaba un bocata de tortilla que había sacado de su casco también asentía, circunspecto. Harto circunspecto.

El médico me dijo: vamos a demostrárselo, sientese en aquella silla del fondo, a nuestra izquierda

Lo hice.

Tapese el oido derecho con un dedo y repita lo que vayamos diciendo:

Gato
Gato
Perro
Perro
Betún
Betún
Jazmín
Jazmín

¿Lo ve usted?“, dijo el otorrino. “Es que no presta atención alguna“. Esto lo dijo a gritos, y con tono muy enfadado, así que tanto el obrero como yo como la vecina del final de la calle le entendimos perfectamente. De hecho el obrero se asustó un poco, pero se tranquilizó enseguida en cuanto la ayudante le dio una copita de algo que tenía por ahí suelto, no sin antes servirse ella una.

Lo veo doctor, lo veo” dije yo, aunque por ningún lado veía algo especial, ni entendía qué influencia tiene la vista sobre el oído. Supongo que alguna, porque dicen que los ciegos oyen pero que muy bien.

Así que abandoné la consulta todo feliz por el agujero de la pared (salga usted por aquí, que llegará antes), esquivando a la ayudante, que dormía la mona en el suelo, abrazada a una manta de hospital, y feliz de ser un despistado en este mundo, no sin antes pedirle al doctor que me firmase un justificante, que ya eran las siete de la tarde (pasadas) y en el trabajo me iban a decir algo.

Los ascensoristas

Sunday, September 28th, 2008 |

No sé si en este pergamino os he hablado ya de los ascensores. No sé si lo habré llamado de otra forma y está por alguna de las 300 entradas del pergamino. Quizá sí, pero vamos a retomar el tema. Hoy estoy de mala leche y leí por ahí que es la mejor forma de perder lectores de un pergamino: escribir estando cabreado. Pero vamos allá:

Qué es un ascensor?

Bien, esto hay que definirlo con calma.

Mirad, hay personas que son ágiles, jóvenes, delgados y hasta guapos, que suben las escaleras de los túneles subterráneos del condado a pie. Un extremo de esto son los que los suben corriendo. Qué ilusión, qué destreza, qué ganas de comerse el mundo tienen !!! qué ganas a veces me entran de que se coman los escalones en una de esas carreritas, raspando sus incisivos contra la banda de papel de lija en la que acaba cada uno de los escalones.

Luego están la mayoría. Los que juegan al “ya llegué yo primero”. Aquí hay también dos clases. Los que siguen las normas al pie de la letra y son felices adelantando por la izquierda a la otra clase, que suben al ritmo de la escalera de caracol. Ya he visto desde que llegué al condado dos casos de vencedores del “ya llegué yo primero”: competidores veloces que suben las escaleras de caracol a toda leche, y cuando llegan arriba les da un desmayo y se caen al suelo.

Es curioso ver como en esta ciudad el instinto provoca más el que ni cliff se pare a ayudarles que el ser moderno y que te arrollen tus 100.000 congéneres del metro.

Y la tercera clase somos los renegados sociales que vamos en ascensor. Los que deseamos que existan teletransportadores que nos lleven desde lo más profundo de los túneles hasta el nivel de la calle. Pero total, para cuando los inventen será mucho más sensato el que nos lleven desde el sofá de casa al sofá del cine y del sofá del cine al de casa. Pa qué más.

Yo ya no juego al “ya llegué yo primero”, sino que me sé todos los ascensores del condado, y cuál tomar para que el camino al túnel subterráneo correspondiente sea el más corto. Lo malo es que igual que tú, el resto de emetreinteños se conocen estos ascensores.

Parribapabajo

Y aquí están los personajes de los que voy a hablar hoy. Son peores que los C.A.P.U.L.L.O.S. que puedes encontrar frente a las puertas de cualquier barca de remos (CAPULLOS=Colocado Ante Puerta Lateral y Lateralmente Obstaculizando y Sodomizando), estos son realmente peores que los capullos.

Son los A.S.C.E.N.S.O.R.I.S.T.A.S. (Al Subir Consiguen Entrar No Sólo Obstaculizando Repetidamente e Incordiando y Sodomizando, Tambien Apestando a Sudor).

Todos conocéis a estos personajillos, a los ASCENSORISTAS. Son esos que cuando estás esperando al ascensor hacen lo siguiente:

Posición uno: estás el primero en una cola (cómo les gusta hacer cola en este condado), que espera a que llegue el ascensor a tu planta. Estás el primero en la cola y ellos se cuelan por tu izquierda o derecha y si hay dos botones de llamada (uno para el ascensor de subida y otro para el ascensor de bajada), pinchan el que no está iluminado.

Ascensor

Resultado de la posición uno: te montas en el ascensor y apareces en el sótano cuando tu intención era subir a la planta ático. Miras al Ascensorista en el cogote y en los miles de segundos que tarda el ascensor en cerrarse y devolverte a la planta baja (el sube también al ático, en el sótano sólo está el parking), desearías que tu mano y tu brazo fuesen lo suficiéntemente rígidos para atravesar su espalda en busca del corazón (si es que lo tienen, que no está comprobado).

Posición dos: entran los primeros al ascensor y nada más entrar se quedan plantados al lado de la puerta y junto al conjunto de botones, obstaculizando repetidamente e incordiando y sodomizando.

Después de que el resto de la gente les esquive para entrar, llaman a su planta y se colocan delante de los botones, impidiendo ver al resto a qué piso van. Los demás tratan de dar a los botones como pueden, mientras intentan esquivarle para entrar o desde el fondo, pasando peligrosamente cerca del arma secreta de los ascensoristas: el sobaco sudao.

Por cierto, cuando los ascensoristas se hacen mayores, sodomizan a otros ascensoristas, pero de una manera más fina, diciendo una y otra vez: yo voy a la planta tercera. Ha pinchado en la planta tercera? seguro? pero está iluminada? (el botón suele fallar en estos casos) que yo voy a la tercera, la tercera planta. Ha pinchado ya? seguro? estamos subiendo o bajando? es la tercera planta? seguro?

Suelen salir los primeros del ascensor. Y es que en muchos casos aquí se entiende la parábola esa de que “los últimos serán los primeros”.

Voto por exterminarlos una vez que hayamos acabado con las palomas.

La estrategia del defensa central

Thursday, March 23rd, 2006 |

Es bien sabido que cuando compartes mucho tiempo con una persona, lo que suele pasar es que te aprendes sus historias de memoria. Cuando la otra persona comienza a contar a un tercero la historia número 33.336 tu ya te sabes el comienzo, el nudo y el desenlace.

Incluso hay momentos que te la sabes tan bien que puedes rectificar a la otra persona y decir: “bueno, eso no era así del todo, sino que A no le cogió de la mano a B, porque estaban un poco separados por una valla y sólo pudo coger un dedo de la otra persona”.

Cuando ya pasas mucho mucho tiempo con la otra persona, las historias te las sabes de sobra. Es como ver una y otra vez la misma película repetida. Puedes citar los diálogos al pie de la letra, y sabes el momento en el que hay giros repentinos de la historia que hacen abrir los ojos a las terceras personas a las que tu compañero/a les está relatando todo.

Cada uno de nosotros tiene unas historias selectas, que trata de contar cuando cree que es el mejor momento. Normalmente suelen ser paridas. Una de mis paridas preferidas, una que es cosecha propia, es la estrategia del defensa central.

La estrategia del defensa central nace de una conversación con un tipo desconocido, hace muchos años también. Estabamos haciendo cola para unas entradas de fútbol.

En aquella cola, aquél tipo me contó que un defensa central de fútbol sólo tiene una misión durante todo el partido: al comenzar éste, tiene que localizar cual es el delantero centro (su principal enemigo).

Una vez localizado, y en cuanto suene el silbato que indica el comienzo del partido, tiene que ir directamente a por él, y en el mismo momento que el delantero centro toque por primera vez el balón, debe meterle una patada en la espinilla con todas sus fuerzas.

Ahí viene la maestría de ser defensa central. Esa patada no debe ser tan fuerte como para que el árbitro le expulse del partido, pero sí lo suficientemente animal como para que el delantero centro descubra que la hierba del campo de fútbol tiene un sabor desagradable sin cocinar.

Y entonces, cuando el delantero este en el suelo, retorciéndose, el defensa central debe acercarse a su oído y decirle:
“como esta te voy a dar todas”.

Y esta es la historia que os quería contar hoy. La estrategia del defensa central. A mí me hace mucha gracia, pero claro, soy su autor y no soy imparcial. Eso es lo peor de contar siempre las mismas historias, que cuando la historia es mala y la has contado tantas veces, la otra persona acaba diciéndote: “pero callate, por dios, que no dices más que paridas”.

Y otro día ha pasado de mi prisión en este condado, ventitrés de marzo de 2010. 1.937 días aquí encerrado.

El autor: Pietro Occhiata



Ms sobre m

Quieres ser un preso?


Escribe aqu tu email:  
Buscador