Madrid – El Preso de la Isla Planesia

…en el archipielago de la emetreinta

Los ascensoristas

No sé si en este pergamino os he hablado ya de los ascensores. No sé si lo habré llamado de otra forma y está por alguna de las 300 entradas del pergamino. Quizá sí, pero vamos a retomar el tema. Hoy estoy de mala leche y leí por ahí que es la mejor forma de perder lectores de un pergamino: escribir estando cabreado. Pero vamos allá:

Qué es un ascensor?

Bien, esto hay que definirlo con calma.

Mirad, hay personas que son ágiles, jóvenes, delgados y hasta guapos, que suben las escaleras de los túneles subterráneos del condado a pie. Un extremo de esto son los que los suben corriendo. Qué ilusión, qué destreza, qué ganas de comerse el mundo tienen !!! qué ganas a veces me entran de que se coman los escalones en una de esas carreritas, raspando sus incisivos contra la banda de papel de lija en la que acaba cada uno de los escalones.

Luego están la mayoría. Los que juegan al “ya llegué yo primero”. Aquí hay también dos clases. Los que siguen las normas al pie de la letra y son felices adelantando por la izquierda a la otra clase, que suben al ritmo de la escalera de caracol. Ya he visto desde que llegué al condado dos casos de vencedores del “ya llegué yo primero”: competidores veloces que suben las escaleras de caracol a toda leche, y cuando llegan arriba les da un desmayo y se caen al suelo.

Es curioso ver como en esta ciudad el instinto provoca más el que ni cliff se pare a ayudarles que el ser moderno y que te arrollen tus 100.000 congéneres del metro.

Y la tercera clase somos los renegados sociales que vamos en ascensor. Los que deseamos que existan teletransportadores que nos lleven desde lo más profundo de los túneles hasta el nivel de la calle. Pero total, para cuando los inventen será mucho más sensato el que nos lleven desde el sofá de casa al sofá del cine y del sofá del cine al de casa. Pa qué más.

Yo ya no juego al “ya llegué yo primero”, sino que me sé todos los ascensores del condado, y cuál tomar para que el camino al túnel subterráneo correspondiente sea el más corto. Lo malo es que igual que tú, el resto de emetreinteños se conocen estos ascensores.

Parribapabajo

Y aquí están los personajes de los que voy a hablar hoy. Son peores que los C.A.P.U.L.L.O.S. que puedes encontrar frente a las puertas de cualquier barca de remos (CAPULLOS=Colocado Ante Puerta Lateral y Lateralmente Obstaculizando y Sodomizando), estos son realmente peores que los capullos.

Son los A.S.C.E.N.S.O.R.I.S.T.A.S. (Al Subir Consiguen Entrar No Sólo Obstaculizando Repetidamente e Incordiando y Sodomizando, Tambien Apestando a Sudor).

Todos conocéis a estos personajillos, a los ASCENSORISTAS. Son esos que cuando estás esperando al ascensor hacen lo siguiente:

Posición uno: estás el primero en una cola (cómo les gusta hacer cola en este condado), que espera a que llegue el ascensor a tu planta. Estás el primero en la cola y ellos se cuelan por tu izquierda o derecha y si hay dos botones de llamada (uno para el ascensor de subida y otro para el ascensor de bajada), pinchan el que no está iluminado.

Ascensor

Resultado de la posición uno: te montas en el ascensor y apareces en el sótano cuando tu intención era subir a la planta ático. Miras al Ascensorista en el cogote y en los miles de segundos que tarda el ascensor en cerrarse y devolverte a la planta baja (el sube también al ático, en el sótano sólo está el parking), desearías que tu mano y tu brazo fuesen lo suficiéntemente rígidos para atravesar su espalda en busca del corazón (si es que lo tienen, que no está comprobado).

Posición dos: entran los primeros al ascensor y nada más entrar se quedan plantados al lado de la puerta y junto al conjunto de botones, obstaculizando repetidamente e incordiando y sodomizando.

Después de que el resto de la gente les esquive para entrar, llaman a su planta y se colocan delante de los botones, impidiendo ver al resto a qué piso van. Los demás tratan de dar a los botones como pueden, mientras intentan esquivarle para entrar o desde el fondo, pasando peligrosamente cerca del arma secreta de los ascensoristas: el sobaco sudao.

Por cierto, cuando los ascensoristas se hacen mayores, sodomizan a otros ascensoristas, pero de una manera más fina, diciendo una y otra vez: yo voy a la planta tercera. Ha pinchado en la planta tercera? seguro? pero está iluminada? (el botón suele fallar en estos casos) que yo voy a la tercera, la tercera planta. Ha pinchado ya? seguro? estamos subiendo o bajando? es la tercera planta? seguro?

Suelen salir los primeros del ascensor. Y es que en muchos casos aquí se entiende la parábola esa de que “los últimos serán los primeros”.

Voto por exterminarlos una vez que hayamos acabado con las palomas.

posted by Pietro in Está pasando,Lo mejor,Trabajo,Yo mismo and have Comments (6)

6 Responses to “Los ascensoristas”

  1. Lourdes says:

    M alegro de no ser una ASCENSORISTA… Xo yo sí q subo andando y corriendo las escaleras, y no m quiero comer ni el mundo ni ningún escalón, es q soy un poco inquieta, y m aburren 3 tramos d escaleras, y a veces tengo prisa…Voy a montar una plataforma a favor de los que suben andando(después d repetir la d los jueves amarillos, q m parece a mí q necesita otro empujón…)
    X cierto, q si inventan ascensores q t lleven d tu casa al cine, va a haber una cantidad de NIÑOS OBESOS y adultos obesos…Un aplauso xa los q se apuntan al gimnasio y sí q van, y otro xa Raúl, q ayer se fue del trabajo antes q el jefe.

  2. V says:

    jajajaja……muy bueno, es cierto, están por todas partes, aunque yo también prefiero a veces las escaleras, pero tampoco quiero comerme el mundo, sólo me agobia estar esperando “impacientemente” el ascensor haciendo cola con un montón de ASCENSORISTAS…..por cierto, seguro q son los mismos que se suben al metro y llegan los últimos pero van empujando hasta conseguir sentarse (aunque tengan que robarle hábilmente el sitio a una abuelita que llevaba 2 horas de pie esperando junto al asiento de alguien que por fin se acaba de levantar)y luego montan el número para salir porque el metro está petado y, cuando se sentaron sólo les quedaban 2 paradas, pero ahora desde su cómodo asiento no pueden llegar hasta la puerta a tiempo para bajarse del tren.

    Besets

  3. Cenicienta says:

    Yo tb soy de las que andan, pero es que siempre llego tarde. Soy como el conejo blanco de Alicia…

  4. Pietro Occhiata says:

    me habéis dado una idea :P

  5. DuKe065 says:

    Jajaja tienes toda la razon…
    pero ju no los llames ascensoristas que yo tambien lo soy(pero de los que montan ascensores jeje)

    Un saludo a todos

  6. Interesante artículo pero creo que te has dejado a una clase muy importante. Aquella que cuando subes al ascensor y pulsas el correspondiente botón te empiezan a decir lo jóvenes y guapos que son los chicos de la planta 12 :-)

    Hoy sin ir más lejos me ha tocado :D

    Un saludo!

Place your comment

Please fill your data and comment below.
Name
Email
Website
Your comment