La estrategia del defensa central

Escrito el 23/3/2006 – 9:00 pm | by Pietro | -

Es bien sabido que cuando compartes mucho tiempo con una persona, lo que suele pasar es que te aprendes sus historias de memoria. Cuando la otra persona comienza a contar a un tercero la historia número 33.336 tu ya te sabes el comienzo, el nudo y el desenlace.

Incluso hay momentos que te la sabes tan bien que puedes rectificar a la otra persona y decir: “bueno, eso no era así del todo, sino que A no le cogió de la mano a B, porque estaban un poco separados por una valla y sólo pudo coger un dedo de la otra persona”.

Cuando ya pasas mucho mucho tiempo con la otra persona, las historias te las sabes de sobra. Es como ver una y otra vez la misma película repetida. Puedes citar los diálogos al pie de la letra, y sabes el momento en el que hay giros repentinos de la historia que hacen abrir los ojos a las terceras personas a las que tu compañero/a les está relatando todo.

Cada uno de nosotros tiene unas historias selectas, que trata de contar cuando cree que es el mejor momento. Normalmente suelen ser paridas. Una de mis paridas preferidas, una que es cosecha propia, es la estrategia del defensa central.

La estrategia del defensa central nace de una conversación con un tipo desconocido, hace muchos años también. Estabamos haciendo cola para unas entradas de fútbol.

En aquella cola, aquél tipo me contó que un defensa central de fútbol sólo tiene una misión durante todo el partido: al comenzar éste, tiene que localizar cual es el delantero centro (su principal enemigo).

Una vez localizado, y en cuanto suene el silbato que indica el comienzo del partido, tiene que ir directamente a por él, y en el mismo momento que el delantero centro toque por primera vez el balón, debe meterle una patada en la espinilla con todas sus fuerzas.

Ahí viene la maestría de ser defensa central. Esa patada no debe ser tan fuerte como para que el árbitro le expulse del partido, pero sí lo suficientemente animal como para que el delantero centro descubra que la hierba del campo de fútbol tiene un sabor desagradable sin cocinar.

Y entonces, cuando el delantero este en el suelo, retorciéndose, el defensa central debe acercarse a su oído y decirle:
“como esta te voy a dar todas”.

Y esta es la historia que os quería contar hoy. La estrategia del defensa central. A mí me hace mucha gracia, pero claro, soy su autor y no soy imparcial. Eso es lo peor de contar siempre las mismas historias, que cuando la historia es mala y la has contado tantas veces, la otra persona acaba diciéndote: “pero callate, por dios, que no dices más que paridas”.

Y otro día ha pasado de mi prisión en este condado, ventitrés de marzo de 2010. 1.937 días aquí encerrado.

:)
  1. 3 Responses to “La estrategia del defensa central”

  2. By Lourdes on Apr 13, 2006 | Reply

    Yo a Otegui, como mis puños no son como los del barquero, le daba una d esas patadas d ddefensa central…y otra en la entrepierna, xa q qede estéril y no procree gente como él…

  3. By XXXXXX on Sep 5, 2007 | Reply

    me gusta esa estrategia, ya q al hacerlo el delantero te va agarrando miedo desde e principio del juego , y va a dudarlo 2 veses antes de hacercarse al arco q defiendes. como dego yo: “si un delantero me pasa NO va a tener ganas de volver a pasar”

  4. By Daniel on Feb 20, 2011 | Reply

    :), muy buena¡¡ según lo leo se me ocurre qu podría ser incluso la prueba de la Pasión…

    Si María, cuando Pepe se lanza y comienza emocionado a contar su gran batalla…con todo lujo de detalles,y hasta salpicado por sus propias carcajadas…

    Maria va y le suelta,

    – Bueno bueno que no fue para tanto..

    Ahí ya no hay Pasión… hay en el mejor de los casos ,
    Comprensión.

    Si en cambio, le dice…

    – Bueno, bueno, y entonces el otro que lo estaba mirando…

    y añade, un detalle más que a Pepe se le había pasado por alto, y encima lo mira sonriendo…..

    Ahí, sin lugar a dudas, hay Pasión.

Post a Comment

El autor: Pietro Occhiata



Ms sobre m

Quieres ser un preso?


Escribe aqu tu email:  
Buscador