Madrid – El Preso de la Isla Planesia

…en el archipielago de la emetreinta

El pequeño altar

El Pequeño altar

Todos los dí­as los acabo -como buen planesiano que soy- en mi pequeño altar, adorando a mi dios, tan querido y tan odiado a la vez. Muchos dí­as recuerdo aquella poesí­a de Catulo, que cuando era estudiante, en Tabarka me aprendí­ de memoria.

Odi et amo. Quare id faciam fortasse requiris. Nescio, sed fieri sentio et excrucior.

Yo tampoco puedo evitar odiar y amar a mi dios de todos los dí­as. Él es quien te da de comer y te pone en contacto con tus amigos. Te aconseja sobre lo que dudas. Te enseña sobre las cosas que no sabes. Él forma parte de tu vida, desde luego.

Rezas porque tu dios no se enfade, porque nadie pise un cable en algún lugar del mundo y se vaya todo al pedo. Rezas porque no se queme la subestación eléctrica que sirve a tu isla y te encuentres ante el altar, rezando a tu dios sin que él esté ahí­ para escucharte porque haya salido a dar una vuelta por el parque.

Odias y amas a tu dios, como en el poema de Catulo, pero ahí estás, todos los días delante de él. Tiene su gracia que hasta hoy no me haya dado cuenta de que esto es un altar, y que todos los días le voy dejando ofrendas.

Le dejo café, eso siempre. Un libro que me recomendó un amigo. Unas gafas nuevas de pasta que ahora me pongo un día sí y otro no. El colirio con antibiótico que utilizo para los días que uso lentillas y se me ponen los ojos como dos rosquillas. Paquetes de tabaco, vacíos y sin estrenar. La película de Babel en edición especial de 2 DVD. Una vela con forma de corazón que me trae buenos recuerdos. Un perro hucha en el que confío mi futuro. Una receta del médico con antihistamínicos. Varios DVDs con fotos y películas. Las llaves…

Todas estas cosas se van quedando ahí delante del altar. Creo que si lo metiésemos todo en una picadora, y lo picásemos todo muy bien picadito, como para puré, seguro que salía un Pietro por algún lado. Desde luego se parecería a mí en lo puré que estoy hecho después de este mes en el que he trabajado como un perro y me ha pasado de todo.

Al menos piensas que el dí­a ha salido bien y las últimas batallas indican que la guerra va bien. Has apagado los fuegos que casi prenden en las torres de tu fortaleza. Has mandado a tus mejores soldados a preparar un texto tan bueno que, tras leerlo a las tropas enemigas haga que una tras otra sus fortalezas se rindan sin lucha ni asedio. Porque dice Sun Tzu que un verdadero maestro de las artes marciales vence a otras fuerzas sin batalla, y tu te lo crees porque te apetece.

Porque hay dí­as que, sentado frente a tu altar y las ofrendas, oyendo en bucle las canciones más tranquilas de los Smashing Pumkings, la música de la melancolía y la infinita tristeza te invade y te sientes realmente… bien.

…and the world is etched upon your heart
and the world so hard to understand
is the world your can’t live without
and i knew the silence of the world

Me voy a la cama. Por fin estoy de vacaciones. Ya era hora.

posted by Pietro in Lo mejor,Trabajo,Yo mismo and have Comments (2)

2 Responses to “El pequeño altar”

  1. Espero que disfrutes de tus vacaciones. Ahora mismo voy a pincha en Spotify “Carmina Burana” en tu honor.

    Ego odi et amo quoqüe, amicus.

  2. Quique says:

    Personalmente prefiero Adore para canciones tranquilas.

    Feliz año.
    Espero que hayas disfrutado de tus vacaciones.

Place your comment

Please fill your data and comment below.
Name
Email
Website
Your comment