El Colectivo Avocado – Plantando aguacates allá por donde vamos.


23 February, 2006

Coño

Category: Cuentos,General,Periko – Periko 3:12 am

Un grupo de amigos que habían quedado en una plaza de una ciudad cualquiera. Ni la plaza ni el tiempo ni la ciudad ni el idioma en que se hablan tiene importancia para la historia.

 Una persona de la misma edad que el resto llega al grupo de amigos, que están hablando entre ellos

  - Perdonad por llegar tarde — dice el desconocido al grupo — y perdonad por interrumpir — dice al ver las caras extrañadas de los otros cinco.

 - hola, te podemos ayudar en algo? — dice H, el más alto del grupo y el que siempre responde en cualquier caso. H siempre habla cuando no debe. Eso dice I, su novia. I siempre se mete con H, aunque le quiera con locura.

- Hola, H., no me toques los cojones que llego estresao del trabajo, que todo el día hemos estado con movidas y no he parado. Dónde vamos a ir? os apetece ir al cine?

 - Perdona — (insiste H.) – ¿cómo sabes mi nombre? ¿quién eres?

- H, tio, que no me toques los cojones, hombre, que ya te digo que vengo estresao. Llevo un mes y medio sin parar por casa, y el viajecito ha sido de muerte, con un tío con un tatuaje en el brazo, hecho a mano, que ponía “Ciapeau”.

 - Oye, yo a tí no te conozco, tio. No me toques a mí los cojones.

Entonces es cuando la persona que se ha presentado a aquel grupo, que como sabemos o no sabemos está en una ciudad cualquiera a cualquier hora en cualquier plaza… mira a aquellas cinco personas y ve en su expresión que ellos no saben quién es el recién llegado que les habla tan familiarmente, y que se está metiendo con H. Aunque el que H se meta en problemas con un desconocido es algo que no les sorprende porque tiene ese raro don, y su novia, I, le quiera mucho a pesar de estos defectos que ella ve compensados por cosas que el resto también conoce.

 - A ver, H. Me estás diciendo que no me conoces?

- Creo que ninguno te conocemos ni sabemos quién eres, dice J, otro de los del grupo.

A esto la persona que se ha presentado al grupo, que como parece ser por cómo se están escribiendo estas palabras, es el protagonista de la historia, aunque no lo sabemos aún (llamémosle X), pone cara de extrañado y dice:

- Venga, joer, no os paséis.

 Y sacando su carnet de identidad, y tapando con un dedo su fecha de nacimiento (que aunque esté por el revés, X tiene mucha aprensión sobre que la gente sepa su edad), dice:

- Es que no reconocéis a X??? (dice con una sonrisa amistosa en la boca y citando su verdadero nombre, que posiblemente nunca sabremos, porque al autor de esta historia completamente ficticia le resulta bastante supérfluo citarlo o considera que es tarde y debería estar durmiendo, y hasta puede que no citarlo le resulte un bello giro literario o quién sabe, quizá el autor esté demasiado sordo y presenciase la historia y ahora se averguenza de no haber oido el nombre en el momento debido)

Ya las dos y cuarenta y dos

 - de dónde has sacado esa cartera, cabrón (dice K, señalando a la cartera de bolsillo de donde X ha sacado el carnet)

 - K, te estás pasando.

- Mira, no sé quien eres (dice K), pero tu no eres el de la foto, ni esa cartera es tuya, y vas a tener que dar muchas explicaciones.

 Es entonces cuando X se mira a un espejo de un comercio que hay en aquella plaza cualquiera de una ciudad que tiene nombre pero no sabemos, y dice entre dientes, mirándo la foto del carnet:

 - mierda de vida (a veces)

 

(nota del autor: porque hay veces que la vida, en ese camino que dice Oskar, te lleva y te trae y tu crees que eres quien sigue un camino. Y crees que, como X, vas hacia algún lugar más o menos previsto, pero que piensas con fé que alcanzarás…

Y un día descubres en el espejo que ni te pareces a la foto de tu dni de hace unos meses, y te vuelves a mirar en el espejo, entre el vapor que llena el cuarto de baño cuando X, que puedes ser tu mismo, al ducharse, provoca en el ambiente.

Y te preguntas que si ha merecido la pena. Y a veces dices que sí. Y a veces… que no.

Y guardas tu dni en tu cartera, y luego la cartera en el bolsillo.

Y te sigues afeitando.

Y un día más acaba de comenzar.)

 

Un abrazo, Oskar. Como bien sabes los planesianos y especialmente las musas, (y muy especialmente mi musa) espera la vuelta de los jueves amarillos.

16 June, 2005

A contracorriente

Category: Colaboraciones,General РEsto̩stes 11:55 am

Aunque voy perdiendo las malas costumbres, a veces, sólo a veces, pienso, o eso creo yo. Digo lo de malas costumbres porque, siendo griego, tiendo a ser socrático y para mí todo, absolutamente todo, puede ser sometido juicio, sin previo aviso y sin muchas contemplaciones, y esto, últimamente, no es políticamente correcto.

A veces. sólo a veces, me pregunto si realmente algún día se podrá expresar una opinión contraria a la corriente mayoritaria sin sufrir la ira de las masas. Soy consciente de que mi recalcitrante nihilismo puede ser mal entendido, pero nunca admitiré mala intención en él. Vivir en una incertidumbre absoluta y permanente tampoco es fácil. Qué está bien, es justo, es válido o adecuado suele depender del momento, el lugar y la persona que juzga.

Además, para sobrevivir en sociedad, antes o después, claudicas: dejas de rebatir las ideas de los demás, o incluso te callas las tuyas, por no sobresalir, por no ser distinto, por no llevar la contaria o por lo menos, por parecerte un poco a los demás. La otra opción, es la autoexclusión: echarse al monte y volverse eremita. Pero la sociedad actual nos malacostumbra a unos avances técnicos a los que no es fácil renunciar. Quizá por esto, una frase de Kafka me llama la atención desde hace tiempo: “En tu lucha contra el resto del mundo, te aconsejo que te pongas del lado del resto del mundo”.

Y lo peor de todo es que me disgusta reconocer que lleva razón. Al final, lo más práctico, es dejarse llevar por la corriente.

6 May, 2005

Campeones del mundo, de sueños rotos

Category: Critica,General,M̼sica РOskar 11:53 am

Realmente bueno el concierto de Quique González en Valladolid la noche del ayer. Sí, Quique salió casi una hora tarde, sí, se fue la corriente dos veces y se paró el concierto a causa de ello. Pero eso no importa demasiado cuando luego se planta delante de ti una banda de rock, y toca muchísimo más de lo que estamos acostumbrados a escuchar en un concierto. Un tipo comprometido que cuida su música, la mima, disfruta con las canciones, y las comparte contigo sin miedo.

Y de repente te encuentras viendo el lado duro de sus canciones más suaves, aquellas que escuchas los sábados por la mañana mientras tomas el café y tienes ese minuto de preguntarte qué haces de lunes a viernes. Y las bailas, y las cantas, y te quedas con la sensación de que hacía mucho que no disfrutabas tanto en un concierto como en ese.

Luego en el coche, de vuelta a casa, piensas en todo lo que se escucha ahora. En las campañas de marketing para ese otro tipo de profesionales, los que te venden estribillos, bailes prefabricados, fiesta de charanga. No les desprecias, no piensas que lo que hagan sea malo, simplemente piensas que ellos son productos de un industria, la misma que dejó hace tiempo la persona que está hipnotizándote en el escenario. Me quedo con Quique, una persona que se sabe hacer respetar en el escenario, que hace buena música, que sabe sacar esas canciones tristes que se te clavan, y que te da fuerza para arrancarte de cuajo la monotonía.

11 April, 2005

Hay pasos

Category: General,OsKar – Oskar 12:53 pm

Hay pasos y pasos, “Entre sin llamar” me dicen y la invitación me incita a escribir. Debería ser “Escriba sin molestar” o quizás “Diga algo o váyase al carajo”. Después de todo no sé si es a mí, no soy un señor como para que nadie me llame de usted. “Usted”, vaya manera más descortés de dirigirse a una persona. No es muy importante de todos modos como se dirijen a uno sino por dónde, me lo dijo un amigo que se llamaba Ramón, ahora hace ganchillo en un lugar de la Mancha, y no quiere acordarse de su nombre, no sea que su novio le deje por otro, ¿o será otra?. Pero eso es otra historia, esto ni siquiera tiene el sentido suficiente para ser una historia.

El caso es que hay pasos, y los pasos avanzan, o retroceden; pueden darse o no. Yo me he colado en este garito donde pueden dibujarse palabras dando teclas y botones, me han dicho que de momento puede, pero que no tiente la suerte escribiendo tonterías. Así que escribo esto a ver si lo dicen en serio o en broma, porque esto es un poco tontería ¿no?.

El caso es que aquí no hay camareras. El caso es que no hay máquinas tragaperras. El caso es que simplemente hay ideas, pero muchas de ellas me gustan. Si no vuelvo es que lei mal el cartel de la entrada, si vuelvo es que esto que escribo es menos tontería de lo que parece.

Un nuevo aguacate

Category: Colaboraciones,General – Periko 12:01 am

Buenas a todos.

Tenemos un nuevo aguacate desde hoy. Es OsKar, que cuando quiera me pasará una biografía chorras y podréis conocerle.

Así que nada más que decir, que lo disfrutéis.

24 February, 2002

Mediocridad

Category: General,Laro – Laro 12:00 pm

La belleza de no ser nada reside en que no hay belleza. Ni mas, ni menos, sino todo lo contrario, no es tan facil. El dificil equilibrio entre ser algo y no ser nada. Eso es ser mediocre. No es que uno se lo plantee como tal, y muchas veces no se sabe como se ha llegado a ese punto. El punto medio, que no tiene ninguna expresion concreta, un ente amorfo, abstracto en el que nunca estamos seguros de encontrarnos. Seres anonimos, irremarcables, flexibles y difusos, sofistas y pasotas, opacos y abiertos. Entre dos aguas, la felicidad se convierte en meta inalcanzable, siempre tan cerca y todavia tan lejos, como Aquiles y la tortuga. Nos dejamos llevar por nuestras pasiones para encerrarnos en nuestros miedos, perfecto encaje para el moemento inoportuno, que el futuro demuestra ser un error. Personajes secundarios, camuflados entre el decorado que nadie recalca si no es por un instante para rapidamente ser engullidos por protagonistas y figurantes. Filosofos aficionados, materialistas idealistas, optimistas negativos, polos opuestos de un mismo signo, aterrados por un futuro tan incierto como el presente, propulsan el pasado fundiendolo con temores aun por ver la luz del dia. Profundos superficiales que el destino olvida, dejandoles en manos de si mismos, con el poder de ser diferentes y la maldicion de ser resignados.
No es facil ser mediocre.