Que 35 años son nada,

Escrito el 14/1/2008 – 1:00 am | by Pietro | -

Y febril la mirada…

.

En el año 1959, Anthony Burgess, que por entonces era maestro de escuela en Malasia, sufrió un colapso en medio de una de sus clases. Los médicos, tras analizarle concienzúdamente, le descubrieron un tumor cerebral, diagnosticándole que le quedaban pocos meses de vida.

Burgess era también un escritor de 42 años, aunque casi desconocido. Ante la idea de morirse, tomó una decisión de lo más romántica (e inocente): escribiría novelas sin parar, para poder así dejar algo a su mujer en herencia.

Escribió al menos ocho novelas… todas fueron publicadas… pasaron los años, llegó el año 1968… y Burgess no se moría. Resulta que los médicos se habían equivocado. De hecho murió en 1993, 34 años después, de cáncer de pulmón.

En 1962 fue cuando publicó “La Naranja Mecánica“. En el libro trata sobre la violencia, y sobre el dilema moral de poder optar entre lo bueno y lo malo. Stanley Kubrick convirtió la novela en película, aunque suprimiendo el último capítulo, el 21, que no había sido publicado en las ediciones estadounidenses. Esto hace que prefiera el libro a la película, ya que la cambia completamente de sentido.

La motivación de Burgess al escribir la Naranja… fue el asalto que sufrieron su mujer y él en su casa de Londres, en 1944, por 4 soldados americanos. Golpearon a su mujer y a él lo maniataron a una silla. Ella, que estaba embarazada, sufrió un aborto poco después. El Nadsat, que no es más que un inglés con palabras de ruso, se debe a que A. Burgess hablaba perfectamente 10 idiomas (ruso, japonés, español, italiano…), y quería con el Nadsat escapar de la censura sobre temas de pornografía (no sobre la violencia)

La película, estrenada en 1972, fue retirada de circulación por Stanley Kubrick en el Reino Unido, por amenazas hacia su familia. Sobre todo se habló de que la película INCITABA a la violencia, y que había casos de jóvenes que la imitaban.

Lo más irónico de todo esto, de…

las escenas de agresión a mendigos
im singin in the rain

Los políticos haciéndose fotos con los violentos
un mr spok cualquiera

Las bandas callejeras pegándose en la calle
Peleas en la calle

Quinceañeros robando un coche y conduciendo a tope de velocidad
Robo de un coche

Lo más irónico de todo esto es que ahora esta película nadie diría que incita a la violencia. Dirían que es un documental (con un toque un poco retro, eso sí).

Y si el que lee esto no me cree, que pinche en cada foto. El mundo no cambia.

This is all i wanted to tell you today, droogs. Please choose the dobby and not the baddiwad.

:)

Post a Comment

El autor: Pietro Occhiata



Ms sobre m

Quieres ser un preso?


Escribe aqu tu email:  
Buscador