Armario Vacío

Llamemosle Jorge.

Jorge se levantó a las siete, una mañana cualquiera, en su casa.

Una casa como cualquier otra, qué más da? En un barrio. ¿Qué barrio? No lo sé, cualquier barrio… el centro, las afueras… ¿Por qué se levantó? ¿Se despertó por si mismo, o tenía despertador? ¿Le despertaron los pájaros de fuera, sobre el árbol, junto a la ventana? No lo sé. Quizá viva en la ciudad, en una torre alta, o quizá viviese en el campo, eso lo desconozco.

¿Pero, realmente se llama Jorge?

Tampoco lo sé.

Lo que sí se es que eran las siete, una mañana cualquiera, y ella no estaba.

Ni sus cosas en el armario, ni ella en la cama.

(«Te levantas un día, marzo 22, y el armario está más vacío que tu corazón» Esclarecidos)

Pietro Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.