El Colectivo Avocado – Plantando aguacates allá por donde vamos.


24 November, 2005

La mentira de la perspectiva

Category: OsKar – Oskar 12:31 pm

Miraba atrás y creía encontrar respuestas a todo lo que hizo, trataba de merecerse todo, como si en la vida las cosas llegaran porque las hubiera buscado. Qué error, qué frustrante destino se oculta tras la autosuficiencia de las personas. Miramos a atrás y encontramos el significado poético de los momentos difíciles, si me permitís la licencia, de los momentos jodidos. Pero qué bonito es pensar que somos los protagonistas de algo, los más ingenuos piensan que somos lo más importante en nuestra vida, se equivocan.

Miró hacia atrás y se vio en aventuras, historias de amor, descubrimientos, sonrisas, lugares, momentos gloriosos, y no había hecho más que andar a trompicones por otras vidas, igual de tristes que la suya.

Escuchando 5 tristes tigres y Chaouen

23 November, 2005

Charcos ajenos

Category: Cuentos,OsKar – Oskar 4:21 pm

Cada mañana seguía el mismo camino al trabajo, pasaba por plaza Galicia y se adentraba en el casco antiguo hasta la plaza del Obradoiro, desde allí todo recto hasta llegar al campus donde ordenaba papeles, notas, gotas resbalando por la ventana de color gris cielo. Pasaba por allí como quien sueña con un viaje, sin pensar en lo que hacía, con la nube continua de su sonrisa perdida en las calles.

Y en las calles retumbaban los gritos de los locos,
vacíos de sol, de palabras, de caricias verdaderas,
y en esas calles en las que terminaban las ilusiones de otros,
se perdían sus razones día tras día.

Rutina, aguardiente, mujeres extranjeras, bocados de surrealismo, cómo ser indígena allá donde sólo llegan peregrinos, cómo no perderse allí donde todo es un encuentro, cómo pensar que puede existir un camino más allá del destino encontrado tras días largos de largos pasos.

Una mañana desistió, y se quedó tumbado en la mañana, a los pies de la catedral, llenándose de frío, con la cartera llena de papeles inútiles, los zapatos limpios y la camisa recién planchada, y la plaza le lloró encima todas las penas que había dejado, día tras día, solas entre las ilusiones y alegrías de los peregrinos. Empapado levantó la cabeza y pudo ver como unos niños se divertían sobre el agua de sus penas, chapoteaban sobre unos charcos que no eran suyos, sobre unos charcos ajenos.

22 November, 2005

De opiniones y leyes

Category: Cuentos,OsKar – Oskar 2:25 pm

Ella pensó,
que con el frío no caerían ya más lágrimas,
que entre la gente perdería las razones para amarla;

y pensó,
que las palabras dicen pero no se hablan,
que del silencio puede nacer el alto grito de su mirada;

pero no,
no pudo dejar preso,
aquel suspiro;
un corazón,
que palpitaba sin consuelo,

pero no,
no se perdió,
entre las calles su desvelo,
al recordar,
que no podía ni regalarla un te quiero.

11 November, 2005

La sal de la vida

Category: OsKar – Oskar 6:48 pm

Puede que escuches de la gente querida que las cosas no están tan mal. Que después de todo si no tuvieramos problemas estaríamos aburridos. Al mal tiempo, buena cara; te dirán y sonreirán mientras, pensando que su metafórica palmadita en la espalda ante tus problemas hará de ti un tipo feliz y optimista.

Pues no, no hagais ni caso a vuestros adorables amigos cuando se esfuercen por haceros creer tales patrañas, se vive mucho mejor sin incordios, y se está más a gusto sin avatares.

Los problemas son la sal de la vida, en la herida de nuestra mala hostia.

8 November, 2005

Un día más

Category: OsKar – Oskar 3:08 pm

Despertar,
Salir,
Llegar,
Hacer,
Descansar,
Pensar,
Seguir Haciendo,
Volver,
Comer,
Descansar,
Leer,
Hacer,
Dejar pasar,
Terminar,
Dormir.

4 November, 2005

Impulsos eléctricos

Category: OsKar – Oskar 2:04 pm

Lleno con palabras los cables inhumanos,
lleno con mi sangre las venas de este mundo,
las que llevan palabras, ilusiones, decepciones y facturas por igual,
todas impulsos eléctricos,
como los que mueven mi corazón.

Y mi batería se resiente cada día que se me cae la mirada a mis pasos,
saltan alarmas en mi casa cuando no hay nada que llevar a la mirada,
no leo,
no leo,
porque si leyera, las ideas que tengo serían prestadas,
y ahora no las necesito,
como tú no necesitas mis ideas,
pero lees,
lees,
y así mantienes el pulso de tu corazón en un límite de vida,
que no entiendes,
que no entiendo,
que se llena de sonrisas sin sentido,
de sensaciones sin sentidos,
de actos consentidos.

Y dejamos que nuestros pasos discurran por el tiempo,
como estas palabras atraviesan los cables,
somos también impulsos eléctricos.